Colegio realmente alternativo y de calidad humana

Quien desee descargar el artículo completo puede hacerlo desde este enlace

“Tengo siempre miedo de que lo que hace que me equivoque tenga razón” Umberto Eco, La estrategia de la ilusión

Este artículo presenta las características mínimas imprescindibles de un colegio que se entienda a si mismo como realmente alternativo. Estas van desde el entendimiento de los procesos de aprendizaje hasta la relación directa entre crianza y educación, pasando por un cuestionamiento crítico sobre la obligatoriedad de la asistencia, la segregación por edad y sexo, las existencia de asignaturas, el gozo, el aprendizaje y la producción concebidas separadamente, el uso de la tecnología, las evaluaciones, la noción de comunidad y cultura, las historias de vida y las relaciones de los seres humanos allí involucrados, así como la forma en que se toman decisiones. Se enfatiza que no existe un colegio realmente alternativo debido a que contemplar todas las características aquí expuestas requiere no sólo un replanteamiento del colegio mismo, sino una discusión más profunda acerca del porqué y para qué de la educación, agregando unos elementos claves: familia y comunidad.

¿Cuáles deben ser las características de un colegio realmente alternativo?

Al preguntar en dónde van puntualmente las características de lo que se cree que debe ser una colegio para las necesidades actuales, se encuentran algunos puntos concretos que se pueden enumerar siguiendo lo que se ha venido pensando a través de los años. Si un colegio quiere ser verdaderamente diferente con miras a funcionar adecuadamente en el siglo XXI debería tener al menos estas características:

  1. La asistencia no debe ser obligatoria
  2. El aprendizaje cotidiano es intergeneracional
  3. No existen asignaturas
  4. Gozo, aprendizaje y producción permanente
  5. La falacia de las máquinas digitales
  6. Validación libre del conocimiento
  7. El aprendizaje es autoorganizado
  8. Participación de los familiares
  9. Relaciones con el territorio
  10. Diversidad
  11. Autoconciencia
  12. Cogobierno
  13. Las relaciones de los seres humanos involucrados
  14. Crianza y educación no pueden ser separadas

Conclusión: ¿puede existir un colegio realmente alternativo?

Ningún sistema educativo que pretende resultar coherente con lo mínimamente humano puede descartar alguno de los puntos mencionados. En cierto sentido, el presente ejercicio constituye un inventario mínimo de humanidad. Es muy curioso que han transcurrido un poco más de dos siglos desde la Revolución Francesa y estamos otra vez en el mismo punto, definiendo los derechos del hombre. La razón puede estar en el nuevo cambio del modo de producción, que cambia la estructura social y cultural. Si bien en la época de la primera revolución industrial la máquina necesitaba al hombre, en la era de la información, la “cuarta revolución industrial” según el Foro Económico Mundial (Leopold, Ratcheva y Zahidi, 2016), la Inteligencia Artificial es suficiente para automatizar los procesos industriales de producción. Así pues, el papel del hombre debe ser redefinido.

Uno de los puntos claves a resaltar como conclusión es que la búsqueda de un colegio realmente alternativo nos revela un panorama en el cual las viejas instituciones tratan de ocultar la verdad de la situación actual de la humanidad; económicamente atada al consumo, amorosamente atada a las estructuras familiares y económicas para la perpetuación de la tenencia, intelectualmente atada a las ideologías. A la izquierda como a la derecha, la hipocresía actual radica en justificar la imposibilidad de generar el cambio a partir de las mismas formas y normas que es necesario cambiar.

Mientras se mantenga esa hipocresía, es imposible que todas esas características estén verdaderamente presentes en un colegio. Ni siquiera el más alternativo, revolucionario e innovador de los colegios deja de ser eso: un colegio.

García López, Erwin Fabián

Poveda García, Diego

Wills Fonseca, Alejandro Emilio

1 thought on “Colegio realmente alternativo y de calidad humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *